Cirugia reproductiva

.

Debido a los cambios en el tratamiento de la pareja infértil el papel de la cirugía reproductiva se ha modificado antes era la única posibilidad para mejorar la comunicación entre el ovario y el útero para lograr el embarazo, actualmente también se utiliza para preparar el útero para la recepción de los embriones en los procesos de reproducción asistida de alta complejidad. Recurrimos a la cirugía reproductiva laparoscópica cuando se tiene sospecha o evidencia de que algo está modificando o dificultando la anatomía pélvica y por lo tanto las posibilidades de lograr el embarazo.

Las indicaciones principales son:
Cuando en el estudio de histerosalpingografia se diagnostica obstrucción tubaria o presencia de adherencias pélvicas, se debe realizar una laparoscopia para confirmar o excluir tanto una como la otra y en caso de presentarse tratar de resolverla, permeabilizando las trompas y liberando las adherencias.

Cuando debido a los síntomas de dolor con los periodos menstruales que se irradia a espalda o piernas que además se complica con problemas de diarrea o estreñimiento durante el periodo menstrual, y dolor con las relaciones sexuales o cuando en el ultrasonido se detecta una imagen quística en el ovario sospechoso de endometriosis, se debe hacer una laparoscopia para confirmar o excluir el diagnostico y en su caso tratarla mejorando las posibilidades de embarazo.

En pacientes que tienen el antecedente de haber realizado una ligadura tubaria y deseen un nuevo embarazo se puede considerar el procedimiento de recanalización tubaria, siempre y cuando no exista ningún otro factor alterado y la cirugía se llevada a cabo en un centro especializado en este tipo de cirugías.

Cuando se diagnostique la presencia de miomatosis uterina y dependiendo del número y localización de los mismos se puede recomendar la extracción de los mismos, actualmente se prefiere el abordaje por laparoscopia si el medico tiene la experiencia y el entrenamiento adecuado para realizarlo, si no lo tiene se puede realiza por una incisión abdominal tradicional.

Es importante señalar que los miomas que se han relacionado con infertilidad son los que modifican o irritan la cavidad uterina y se tendrá que valorar de acuerdo al tamaño y experiencia si estos se pueden quitar por laparoscopia o por histeroscopia que es una técnica en la cual se entra a través de la vagina el cérvix a la cavidad uterina para poder hacer la cirugía.

Esta técnica de histeroscopia también se utiliza previo a las pacientes que realizaran un procedimiento de reproducción asistida de alta complejidad o que han tenido intentos fallidos para lograr el embarazo. Y consiste en ingresar a través de un lente a la cavidad uterina para asegurarse que no tenga ninguna alteración que disminuya o imposibilite la implantación de los embriones, de ser así en ese momento se puede eliminar o corregir, algunos de los problemas que se pueden encontrar son: miomas, adherencias, cuerpos extraños como dispositivos o cuerpos óseos, malformaciones dentro del útero como tabiques o divisiones.

Una última aplicación de la cirugía reproductiva en la actualidad es con el fin de preservar tejido reproductivo en pacientes que por algún motivo desean o tienen que retrasar el embarazo, el principio es extraer parte del tejido (ovarios) y congelarlo para después implantarlo o cuando la paciente recibirá radioterapia sobre la región pélvica, mover a los ovarios del campo de radiación para que estos no se vean afectados.

Posted in Pacientes by ammr